Habéis decidido casaros, ¡enhorabuena!, comienzan los preparativos. Hay muchas cosas que tenemos que tener en cuenta para planificar una boda, muchas inquietudes y unos preparativos que nos darán mucho trabajo.

Debemos de plantearnos en primer lugar, que los preparativos de nuestra boda tiene que ser algo divertido y agradable. Por este motivo voy a intentar darte unos consejos, para que la organización de tu enlace no te haga perder los nervios.

 

¿Qué preparativos  requiere una boda? Hagamos una lista

Tenemos que tener claro que todos los pasos requieren un orden. Es ilógico que contratemos primero una empresa de catering, sin tan siquiera tener elegido el sitio del evento. De igual manera, no podemos comprar un vestido de novia, sin haber fijado antes la fecha de la boda.

Obviamente debemos de hacer nuestra lista, vamos a ver si te puedo ayudar en la elaboración de la misma.

 

Presupuesto disponible para el enlace

Quizás la parte más importante, si no queremos llevarnos un disgusto. Debemos de fijar un presupuesto y ceñirnos lo más posible al mismo, y aceptar nuestras posibilidades. Posteriormente deberemos decidir qué es lo más importante y en qué puntos se puede reducir el gasto o simplemente prescindir de ellos.

Una vez que tenemos el presupuesto, viene la parte más divertida. Empezar con las compras y reservas.

 

Presupuesto para una boda

 

Donde nos queremos casar

Quizás yo empezaría por este punto si tengo una serie de lugares favoritos en los que me encantaría casarme, porque el sitio con el que siempre hemos soñado para realizar la boda, puede que no esté disponible en los días que nos gustaría casarnos.

Una vez que sabemos la disposición de fechas de los lugares elegidos podemos elegir entre las fechas disponibles. Por este motivo es importante que planifiquemos con la máxima anticipación posible nuestra boda.

 

¿Debo de contratar un servicio de Wedding Planner?

O lo que es lo mismo, una empresa o persona que nos ayude a planificar toda nuestra boda. Hoy en día este modelo está muy en auge, en tu mano esta realizar todos los preparativos por tu cuenta, o contar con un asesoramiento profesional, como todo, tiene sus pros y sus contras. De todas formas mi consejo es que decidas lo que decidas en este aspecto, hazlo cuanto antes.

 

Tu vestido de boda

Quizás la parte más agradable de todo el proceso necesario para planificar una boda. Ahora que ya tenemos la fecha y el lugar, sabemos cuándo vamos a necesitar el vestido y empezamos a dar vueltas a cómo tiene que ser.

Este punto necesita su tiempo, no podemos comprar el primer día que salgamos de tiendas, necesitaremos una idea previa y a partir de la misma, ir viendo las diferentes posibilidades. Tu traje de novia, requiere un proceso de compras que no suele ser corto.

 

Tu traje de novia

 

Comenzando la lista de invitados

Un proceso que suele verse afectado por un sinfín de retoques. Aparte de nuestras preferencia tenemos que tener en cuenta, el lugar de la celebración y de nuevo el maldito presupuesto disponible. Podéis comenzar vosotros a confeccionar la lista o trabajarla directamente con vuestros padres, que normalmente tienen mucho que decir en este tema. No os volváis locos y ajustaros a vuestras posibilidades.

 

Invitaciones de boda

Desde el momento que empezamos a confeccionar nuestra lista de invitados, debemos de comenzar a diseñar nuestra invitación de bodas. Como todo, es aconsejable tener una primera idea y luego conocer las diferentes posibilidades y tendencias.

La invitación de bodas es una de las primeras maneras de comenzar a impresionara a tus invitados y hacerse una idea de lo bonito y divertido que será tu enlace. Tomaros vuestro tiempo en decidir.

 

Como queremos que sea nuestra boda

Entretenimiento, música, el menú, la fiesta, vamos a ir dándole forma, saber que nos gustaría y empezar a buscar proveedores, para ir cerrando los diferentes aspectos de la celebración.

Uno de los puntos más importantes en este momento es la elección del catering o restaurante que organizara nuestro banquete. Ten en cuenta que es uno de los momentos que más van a recordar tus familiares y amigos, y merece mucha importancia decidir bien.

 

Boda en la playa

 

Lista de bodas

Si habéis decidido tener una lista de bodas, deberéis de comenzar a comunicárselo a los invitados. Lo más usual en estos casos, es que una vez elegido el establecimiento que comercializará la lista de bodas, solo tenéis que hacer una lista con las cosas que necesitáis, aunque también podéis incluir algún capricho o incluso financiar el viaje de novios.

Las listas de bodas suelen ser una opción muy cómoda para los novios, e incluso para los invitados al enlace.

 

Luna de miel

Comenzar a ver destinos. La oferta es gigante, tanto si buscáis un viaje de novios tradicionales o por el contrario decidís por un destino menos usual para una luna de miel, encontrareis miles de posibilidades. Hacerlo en pareja, el viaje de novios es uno de los momentos que recordaremos toda la vida y sus preparativos son de lo más ilusionante.

 

Documentación necesaria para la boda

Tanto si decides casarte por un rito religioso o si decides hacer una boda civil, vais a necesitar una serie de papeles y certificados que no podéis dejar para el último día. Acordaros también de si os hará falta el pasaporte para viajar o cualquier otro tipo de documento. No dejéis este punto para los últimos días, donde estaréis más liados con otros preparativos.

Por otro lado, comunica ya tu decisión en la elección de padrinos o testigos, ya que ellos también tendrán que aportar documentación.

 

Fotógrafo para la boda

Puede que prefieras  simplemente un reportaje fotográfico o la posibilidad de combinarlo con un video que recoja los momentos más importantes de tu día de boda. Elijas lo que elijas hazlo con tiempo, los mejores profesionales tienen muy pocos días libres en su agenda de trabajo a corto plazo.

 

Fotografía de boda

 

 

En este momento deberíamos de hacer una pequeña pausa, para reflexionar. Nos hemos centrado en los aspectos más importantes de nuestro enlace, y sin embargo nos queda aún mucho por hacer.

Hasta este punto hemos repasado los aspectos más importantes a tener en cuenta a largo–medio plazo. En el próximo artículo nos centraremos en los preparativos necesarios cuando apenas quedan unos pocos meses.