Esta semana te traigo un artículo diferente, normalmente me dedico a escribir sobre los temas que creo más importantes a la hora de diseñar una boda. En este artículo vamos a hablar de lo mismo pero desde un punto de vista diferente. Es decir, me voy a centrar directamente en los errores más comunes que veo en las parejas de novios a la hora de planificar su boda.

 

Error 1. No planificar en común

La boda es de los dos, y así tenéis que plantearlo. La otra persona también tiene opinión y puede que lamentablemente para ti vuestros puntos de vista sean totalmente encontrados en algunos aspectos de la planificación. Es necesario que habléis, que conozcáis que es importante para vuestra pareja, con el fin de llegar a acuerdos que os satisfagan a los dos.

Por otro lado, una mayoría de chicos tampoco se vuelven tan locos con algunos aspectos de la boda. No es necesario que lo coordinéis todo juntos, hay aspectos que podéis delegar a vuestra pareja, sabiendo que lo hará muy bien.

 

Error 2. No empezar por el presupuesto

Empezar a comprar y reservar servicios para nuestra boda sin habernos preocupado antes de conocer nuestro presupuesto, es como comer en un buen restaurante sin haber mirado los precios de la carta. Si no tienes claro cuánto te puedes gastar, puede que llegado el momento el dinero del que realmente dispones te obligue por ejemplo a no poder irte de luna de miel o tengas que dejar fuera a la mitad de los invitados previstos.

Empieza por el principio, acuérdate: Presupuesto, lista de invitados y lugar de celebración, por este orden.

 

Error 3. Planificar sin el tiempo necesario

Las prisas nunca son buenas compañeras, y mucho menos a la hora de planificar una boda. Si no lo haces con tiempo, por poner un ejemplo, los lugares que os gustan estarán reservados, no tendréis tiempo para todas las pruebas necesarias y lo peor tampoco tendréis espacio para equivocaros y poder rectificar a tiempo.

 

Planificación de boda

 

Error 4. No acertar con el lugar adecuado

La idea es realizar una boda en un sitio elegante y precioso. No cometáis el error de sobrepasar el aforo real del lugar elegido. He visto muchas bodas donde los invitados prácticamente tienen la sensación de estar en un ascensor lleno de gente. Aunque os encante el sitio elegido o simplemente os suponga un gasto menor, no es una buena elección, tus invitados recordaran lo incómodos que llegaron a estar.

 

Error 5. No dar la información necesaria a los invitados

Un error más común de lo que nos creemos, muchas veces la ceremonia y el banquete son en sitio diferentes, y los asistentes tienen que llegar a tiempo y “sin perderse”. Este punto que es tan sencillo de solucionar, trae muchos quebraderos de cabeza a los invitados. No cuesta nada por ejemplo si nos casamos en el centro de la ciudad, hacer saber a la gente que viene de fuera donde se puede aparcar con facilidad, o si la celebración es a las afueras como llegar. Todo esto imprimiendo un pequeño y simple plano.

 

Error 6. No trabajar con profesionales

Un  presupuesto reducido, una mala elección o incluso algún compromiso, hace que contratemos personal que no es profesional. Cuidado, una elección de este tipo puede perseguir por siempre el recuerdo de tu boda. Un profesional no solo te ofrecerá una serie de garantías, sino que además están acostumbrados a lidiar con todos los problemas más frecuentes de una boda y saben como reaccionar en cada momento, buscando un fin común, que todo salga perfecto.

 

 

Error 7. Dar las cosas por supuestas

No se os ocurra dejar algo sin organizar o esperar que los diferentes proveedores se acordarán de todo. Pedir un contrato por escrito de todos los servicios y productos, y unos días antes poneros en contacto con cada uno de ellos para que os indiquen que no hay ningún problema sobre lo acordado.

 

Error 8. Quitarle importancia al reportaje de boda

Un recuerdo que vas a tener para toda la vida es el reportaje fotográfico de vuestra boda. Averigua junto con tu fotógrafo cual es la “hora ideal” del día elegido y programa tu boda según la luz. Por ponerte un ejemplo en una ceremonia de boda con un sol fuerte, los contrastes creados por la luz impedirán buenas fotografías.

 

Error 9. No necesitamos ayuda

No es cierta la necesitáis y mucha. Una cosa es que os ocupéis de los aspectos más importantes y otra es que sepáis delegar con los detalles. Tus familiares y amigos están deseando ayudaros, no tengáis ningún problema en pedírselo. Tener en cuenta también su opinión cuando algo no esté muy claro a vuestro entender o simplemente queráis conocer otras opiniones. Por poner otro ejemplo, es más fácil que el novio ante tantos nervios se olvide de los anillos, a que lo haga un amigo, que sin duda aceptará de muy buen grado su responsabilidad.

 

Error 10. No centrarse en lo que importa

Quizás para tu madre lo más importante es que el vestido no se manche, y para tu padre es que su jefe se encuentre cómodo en la fiesta. Pero ese no es tu problema, date cuenta de que te estás casando con el amor de tu vida. Céntrate en disfrutar del momento y olvídate de cientos de cosas, que de verdad no son tan importantes como para despistaros en vuestro gran día.