En este artículo  voy a hablar de los errores más comunes en los que se incurren en una celebración de boda. Todos en alguna ocasión hemos asistido a un enlace nupcial y hemos visto o nos han ocurrido cosas que no nos han acabado de gustar.

Una mala experiencia o una molestia para tus invitados durante el día de tu boda, puede hacer que todos los preparativos y aciertos a la hora de coordinarla, se vean oscurecidos por algo que pasa en un momento dado y que se ha escapado de nuestro control.

Espero sinceramente que esta pequeña lista con los errores más comunes te sirva de guía para evitar cualquier problema y te ayude a que tus invitados se sientan a gusto durante toda la celebración y disfruten del día de tu boda.

 

La celebración en el sitio ideal

Si has decidido casarte al aire libre. Ten mucho cuidado con el clima, si va a hacer frio no dudes en contratar estufas de exterior o fuentes de calor. Si por el contrario el día elegido es un día caluroso, ofrece a tus invitados zonas de sombra y bebidas refrescantes. Y porque no, regálales unos abanicos.

Una boda al aire libre siempre es la forma ideal de celebrar tu enlace. Pero preocúpate si el sitio elegido cumple con las condiciones necesarias para la celebración. ¿Tiene el espacio suficiente y las instalaciones necesarias para tu idea de boda? Pequeños detalles, que no lo son tanto, como el aparcamiento o simplemente la capacidad de los aseos son fundamentales.

 

Preparativos de boda en Finca la Torreta de Bayona

 

Cuida los tiempos

Lo bueno si breve… dos veces bueno. Cuidado con alargar en exceso cualquier parte de la celebración, en anteriores artículos hablábamos de los tiempos que conlleva cada parte de la boda. No hagas una ceremonia interminable con discursos muy largos.

Por otro lado, no empieces nada antes del horario fijado.

 

Cuidado con las tradiciones particulares

Hay bodas que arrastran tradiciones, bien por parte de la familia o de los amigos. No a todo el mundo le gusta. Por poner solo un ejemplo, hay invitadas que puedes divertirle mucho atrapar el ramo de la novia, sin embargo  alguna puede no estar muy cómoda si se le obliga a participar.

Otro consejo a tener en cuenta es dejar de lado ocurrencias o discursos con demasiadas bromas.

 

Cada invitado en su sitio

Asigna los asientos, tanto los principales para la ceremonia, como a la hora del banquete indicar a cada cual donde se tiene que sentar. Aunque parezca mentira a la gente les gusta saber cuál es su sitio y que se les hagan las cosas más fáciles.

Cuidaros de que en el momento de la ceremonia todos los invitados tengan asiento, unas sillas adicionales nunca vienen mal.

Intenta colocar a tus invitados en mesas donde conozcan a alguien. Pueden sentirse incómodos  estar compartiendo mantel con extraños.

 

Un menú correcto

Este es uno de los puntos a los que los invitados prestan más atención, siendo una parte muy importante para ellos en el éxito de la celebración. No los dejes con hambre, cuida de que las raciones cumplan unos mínimos y no ofrezcas unos simples aperitivos como comida.

Tener cuidado si ofrecéis un coctel demasiado largo, que la cantidad de bebida sea igual a la de comida. Un exceso de alcohol puede ser una mala idea para luego celebrar el banquete y la fiesta posterior. Es conveniente también que evitéis los discursos de cualquier participante cuando se supera un “pequeño limite de alcohol”.

 

Banquete de boda en Finca La Torreta de bayona

 

Ganas de fiesta

A la gente le gusta celebrar las bodas. Siempre tiene que haber una fiesta de bodas, donde los invitados salgan a la pista a divertirse. Es un error prescindir de tu baile de bodas.

Conoce que música va a sonar en tu fiesta e intenta que sea variada para que guste a todos los asistentes. Si la fiesta se alarga, ese será quizás el momento de centrarse en los gustos de los novios y amigos. Evita que el encargado de la música se tome atribuciones que no le correspondan.

Cuando contrates la música, prevé que la fiesta se puede alargar y refleja en el contrato su posibilidad y el importe que os costará alargar el baile.

 

Trata bien a todos tus invitados

Ofréceles algo de tu tiempo, aunque tu día de boda te tenga muy ocupado. Agradece a todo el mundo que haya asistido y preocúpate de que todo ocurre acorde con el gusto general.

 

 

Y lo más importante, pasarlo bien. No cometáis el error de querer controlarlo todo vosotros. Buscar ayuda entre vuestra familia y amigos para que estén pendientes de que todo salga bien. Lo harán encantados. Unos novios preocupados o enfadados solo conseguirán trasmitir este estado de ánimo a los invitados. Se trata de vuestra boda y tiene que ser especial, solo con cuidar esta serie de detalles conseguiréis que todo fluya sin problemas.