A la hora de empezar a planear una boda, es abrumadora la cantidad de cosas a tener en cuenta, desde la ceremonia, la celebración, la fiesta, etc. Pero como siempre he dicho lo que hace diferente a una boda son los detalles, que normalmente pasan como es natural a un segundo plano.

Siempre que hablamos de preparativos de bodas tendemos a recopilar lo más obvio, pero en el artículo de hoy me voy a fijar en aspectos muy importantes que muchas veces se dejan de lado.

 

Lo primero, los invitados

Antes de empezar a planificar vuestra boda, tener en cuenta un factor fundamental, el número de invitados que asistirán. Esta premisa es fundamental, ya que nos hará empezar a descartar sitios de celebración al conocer el espacio que necesitaremos, para nuestra boda ideal.

Ten en cuenta que por lo menos un 20% de los invitados no asistirá por diferentes motivos, cuanto antes sepáis las confirmaciones de asistencia, mejor.

 

La fecha disponible

Quizás tengas pensada la fecha ideal para tu boda, pero si no empiezas a planificar con el tiempo suficiente, os vais a encontrar con que esa fecha que teníais marcada en vuestro calendario no esté disponible, bien en la iglesia, el juzgado o en el lugar de celebración que os gustaría. Cuanto antes empecéis a reservar menor será este problema.

 

Un paso detrás de otro

Realiza una agenda de planificación en un orden lógico y cíñete a ella. No contrates a nadie antes de saber la fecha, no contrates las flores antes de conocer el espacio y no contrates músico antes de saber donde se celebrara el enlace.

 

Ten en cuenta la época del año elegida

No prestar atención a las condiciones climáticas esperadas para una fecha del año puede ser un problema. Por ejemplo, realizar tu boda en una carpa en verano sin una climatización adecuada puede hacer que tus invitados estén deseando terminar para salir del horno en que has convertido tu celebración, o quizás busques un lugar romántico al lado de un rio sin tener en cuenta que es época que mosquitos.

Es importante que tengas en cuenta factores meteorológicos imprevistos, que te cases en verano en una zona poco lluviosa, no significa que no pueda llover justo el día de tu boda. Motivo por el cual siempre tienes que tener un plan B dentro del lugar de celebración escogido.

 

Boda bajo la lluvia

 

Gastos de última hora

Planificar los gastos de tu boda es fundamental, pero mi consejo es que una vez sepas el dinero disponible para gastar, aparta un 10% como si no existiera. Siempre hay gastos de última hora, y gastar todo nuestro presupuesto sin tenerlo en cuenta no traerá seguro algún quebradero de cabeza.

 

La boda que tú quieres

Si has decidido cómo tiene que ser tu boda, no dejes de buscar a los proveedores adecuados para llevarla a cabo. Habla claro con ellos y expón lo que realmente quieres con confianza. Un profesional experto te explicará  realmente lo que se puede y no se puede hacer con el lugar elegido y el presupuesto disponible.

 

La boda que deseas

 

Contratando profesionales

Pide opinión a gente introducida en el sector de bodas. Por ejemplo, si has encontrado el fotógrafo perfecto para tu idea de boda, pregúntale por otros profesionales reconocidos en el sector que estén en la misma onda de tus preferencias. Sin duda conocerá mucha gente y su forma de trabajar.

 

Conocer la letra pequeña

Una vez metidos en fiesta puede que queráis continuarla, te aconsejo que de antemano sepas que puede valer una hora más de barra libre o cuánto cuesta que el grupo musical elegido tenga que continuar tocando después del tiempo pactado.

 

Los proveedores siempre a mano

Todo lo firmado (que no necesariamente lo hablado) tiene que cumplirse. Mi consejo es que desde el principio organices en una carpeta todos los contratos y datos de contacto de los proveedores y la forma de localizarlos en un momento de urgencia. Pide a una persona de confianza que la lleve al evento solamente por si acaso.

 

El personal necesario

Deberá estar bien claro por parte del proveedor implicado. Un servicio de barra libre podía habernos parecido muy asequible hasta que vemos que solo existe un barman  para atender a trescientas personas.

 

Darle prioridad a vuestra gente

Tanto la familia muy cercana como el grupo de amigos, son gente muy especial para nosotros, haz que lo sepan , dándole siempre un sitio de prioridad en vuestro enlace. Al final tendrás muchos compromisos y no está mal que los más allegados sientan lo importante que son para vosotros.

 

Que no se pierdan los invitados

Aseguraros que saben dónde tiene que ir, sobre todo si vienen de fuera. Es tan fácil como imprimir un pequeño mapa, ofrecer las coordenadas GPS y nunca está de más si el sitio está difícil de encontrar que algún amigo se haya dedicado a indicar con carteles en los cruces más importantes las indicaciones que ayudarán a llegar al lugar elegido.

 

Señalización boda

 

Cuando se acaba el tiempo

Si has llegado al último mes antes de la boda y te quedan muchas cosas por hacer, tendrás que priorizar. Coge la lista de las cosas que quedan por hacer y elimina las menos esenciales (o simplemente que no tienes ganas de hacer) haciéndote la promesa de no pensar en estos detalles que no vas a poder abarcar nunca mas.