En estas fechas donde el otoño termina y el invierno está al llegar, me parece una buena idea hablar sobre las bodas que se realizan en invierno. Muchas parejas deciden casarse en ésta estación por el simple motivo económico. Las celebraciones de boda durante esta estación, por regla general no son tan habituales, ya que la mayoría de los novios procuran evitar estas fechas. Sin duda los sitios habituales de celebración lo saben y por ese motivo ofrecen tarifas inferiores a las habituales. Sin hablar de que la disposición de lugares, tanto de ceremonia como de celebración no suele ser ningún problema a la hora de efectuar una reserva.

Como todas las estaciones, la invernal es una estación preciosa, pero si queremos plantear nuestra boda en estas fechas tenemos que ser conscientes de los preparativos necesarios para que nuestros invitados se sientan cómodos.

 

La elección del lugar

Si te vas a decantar por espacios cerrados, seguramente no tendréis ningún problema mientras que estos cumplan con una calidad media. Si por el contrario, quieres una boda al aire libre, o en un espacio más natural para que tu boda sea totalmente distinta y de ésta manera darle un toque más natural, bohemio o rústico, tendrás que tener en cuenta que el lugar elegido cumpla una serie de condiciones.

La primera de ella (como en cualquier estación) es tener un plan B. Un espacio natural está condicionado por el clima que haga el día elegido, y si éste no acompaña deberemos de contar con un lugar resguardado, donde celebrar nuestro enlace.

 

La hora ideal

Ten en cuenta que en invierno la luz desparece a las seis de la tarde. Si te has decidido por un lugar con encanto, piensa  que  condicionará  el tiempo para la ceremonia y el reportaje fotográfico que realizarás en el mismo.

Por otro lado aunque te luzca un día espléndido, a partir de esa hora las temperaturas bajan muy rápidamente y esto puede condicionar la comodidad de tus invitados.

 

El vestido de novia en invierno

Aunque en un primer momento no lo parezca, una novia tiene muchos recursos para lucir elegante un día de invierno. La opción mas clara es elegir un vestido con mangas, bien enteras o de tres cuartos. Por otro lado no encontrarás mejor oportunidad para lucir un bonito abrigo de piel, o una capa de terciopelo. Estos accesorios te darán calor y a la vez  lucirás elegante. Mantener el calor no significa sacrificar tu estilo.

 

Vestido de novia en invierno

 

Decoración de invierno. Una boda en blanco

Como vimos en anteriores artículos, una boda de invierno llama al color blanco. Buscando un efecto general clásico, a la par que sencillo y hermoso.

Acompaña tu vestido blanco con el mismo color para tu ramo y las flores de la decoración. En el banquete siempre manteles blancos a juego con el color de las velas y centros de mesas.

Si una decoración totalmente blanca te puede parecer aburrida o monótona siempre puedes optar por combinarlo con colores plateados, azules pálidos o cambiarlo por tonos crema. Si deseas algo mas impactante puedes optar por combinar con un rojo fuerte o colores oro.

Un detalle que hará sentir calidez a tus invitados es la utilización de muchas velas o una iluminación creada a través de cientos de bobillas.

Si tienes la suerte de que tu boda coincida con las navidades, aprovéchate.  Utiliza ésta temática para decorar en tu boda, campanas, bolas y árboles de navidad, copos de nieve, todos los adornos que hacen referencia a estas celebraciones encajarán perfectamente en la celebración de boda.

 

Decoración boda de invierno

 

Las flores y el invierno

La mayoría de las flores en invierno están fuera de temporada, lo que hace que se nos encarezca el precio de las mismas. Habla con tu floristería o decorador, que te muestre las flores de temporada y desde este punto trabajar la decoración. Ten en cuenta que el verde, las ramas y los musgos son ideales para bodas de invierno (y barato).

 

Ramos de novia de invierno

 

El confort de tus invitados

A nadie le gusta sentir frío. Ofrece detalles a tus invitados propios del invierno, como una manta a cuadros para la ceremonia, y en vez de los típicos cocteles puedes optar por sorprenderlos, bien a base de aperitivos calientes o simplemente con chocolates o bebidas calientes, y por qué no acompañarlo con bizcochos recién horneados.

 

Un banquete invernal

Una de las mejores cosas del invierno es la comida. Consomés calientes, carnes asadas, tradicionales guisos locales, bebidas calientes, etc. Estoy segura de que a tus invitados les encantará salir del típico “menú de boda” y encontrarse con platos propios de la estación.

Haz que tu tarta de bodas refleje la temporada, con una gran tarta blanca con motivos típicos del invierno.

 

 

Espero que este artículo te haya servido para no descartar el invierno como una buena época para celebrar tu boda. No deja de ser un momento muy romántico del año, que si bien nos hace enfrentarnos a otras circunstancias que no encontraríamos en verano, simplemente con seguir estos consejos tu celebración será todo un éxito.